viernes, 2 de noviembre de 2018

UN GRAFITO HALLADO EN POMPEYA CAMBIA LA FECHA DE LA ERUPCIÓN DEL VESUBIO

XVI (ante) K(alendas) Nov(embres) in[d]ulsit 
pro masumis esurit(ioni).
La catástrofe habría tenido lugar el 24 de octubre y no en agosto del año 79 d.C.

La erupción del Vesubio que sepultó la ciudad romana de Pompeya no ocurrió en agosto del año 79 después de Cristo, sino unos meses después, en octubre, según sugiere un graffitti encontrado en una casa particular en proceso de renovación cuando ocurrió el cataclismo. 

Esta inscripción de la vida cotidiana, realizada a carboncillo, se remonta a dieciséis días antes de las calendas de noviembre. Es decir, al 17 de octubre. Dado que el carbón vegetal es frágil y evanescente y apenas dura con el tiempo, los arqueólogos creen probable que esta nota fuera escrita apenas una semana antes de la erupción, que habría ocurrido el 24 de octubre, según esta nueva hipótesis que han dado a conocer hoy las autoridades italianas.

Esta teoría viene a corroborar las sospechas que ya existían sobre la datación de la catástrofe. Los estudios sobre las víctimas revelaron que éstas vestían prendas de lana, un vestuario inapropiado para llevar un 24 de agosto, día en el que Plinio el joven situó el suceso: «El noveno día antes de las calendas de septiembre». Además, en el escenario de la erupción se encontraron numerosas granadas, una fruta propia del otoño.




El ministro de Cultura italiano, Alberto Bonisoli, ha considerado «extraordinario» el descubrimiento de esta inscripción que ayuda a datar la destrucción de Pompeya. Bonisoli ha visitado hoy el yacimiento junto con el director de las excavaciones, Massimo Osanna, y afirmó: «Hoy, con humildad, reescribimos un poco los libros de historia».

«Cuando investigamos, lo bello es que encontramos algo que no buscamos», añadió el ministro antes de destacar que esta nueva datación «nos ayuda a entender por qué encontramos tantas granadas aquí» cuando se sabe que esta fruta no suele madurar en verano, sino más tarde, según recoge «Il Corriere della Sera». ¿A qué pudo deberse esta equivocación de fechas? Bonisoli plantea la hipótesis de que «en la Edad Media, algunos amanuenses podrían haber cometido un error al transcribir la carta de Plinio», quien vio la erupción del Vesubio desde el otro lado del Golfo de Nápoles y se la narró por escrito al historiador Tácito años después.

Massimo Osanna también mostró al ministro otros recientes descubrimientos en esta nueva zona de excavaciones de Pompeya llamada Regio V, como una casa con jardín, con habitaciones decoradas con preciosos frescos, y las pinturas y mosaicos de la casa de Júpiter.

Uno de los últimos hallazgos fue un impresionante larario, una sala utilizada para el culto a las divinidades, decorado con paisajes idílicos y exuberantes escenarios naturales.
 


lunes, 6 de agosto de 2018

UNA NUEVA POMPEYA FASCINA AL MUNDO




Por primera vez se vuelve a excavar, tras más de medio siglo, en el célebre parque arqueológico. En los últimos meses han aparecido en la Región V preciosos frescos, objetos cotidianos y hasta el esqueleto del último fugitivo. Y todo, gracias al Gran Proyecto Pompeya, financiado por la UE con 105 millones de euros.


Ángel Gómez Fuentes  |  ABC.es/cultura  05/08/2018

Pompeya vuelve a fascinar al mundo con sus nuevos descubrimientos. Por primera vez, después de más de medio siglo, se vuelve a excavar en la antigua ciudad romana, que nos ofrece nuevas bellezas y sorpresas, itinerarios inéditos, domus y ambientes que dejan boquiabiertos a los arqueólogos e investigadores. Este año se conmemora el 270 aniversario de las primeras excavaciones, iniciadas por deseo de Carlos III de Borbón, que son uno de los mejores testimonios de la vida romana.

Ahora, en el Parque Arqueológico de Pompeya, según explica su director, Massimo Osanna, en una entrevista con ABC, se vive una auténtica «revolución», gracias al Gran Proyecto Pompeya, financiado con 105 millones de euros por la Unión Europea. Se está excavando el sector llamado Región V y se descubren nuevos frescos, esculturas, ánforas, preciosos objetos, monedas, inscripciones y víctimas de la erupción del Vesubio que sepultó la ciudad en el 79 d.C..

Recorremos las excavaciones, que se desarrollan en un área de poco más de mil metros cuadrados, acompañados por el arqueólogo Francesco Muscolini, quien nos detalla algunos de los descubrimientos más llamativos: el lugar donde se encontró el «último fugitivo de Pompeya», la Casa de los Delfines, objetos de la vida cotidiana como ánforas o inscripciones electorales, en una de las cuales se lee: «Por favor, elegid a Elvio Sabino como edil, digno del Estado, uno bueno».


Todo lo que se encuentra se conserva en un almacén, al lado de las excavaciones, para clasificar y analizar cada objeto en el laboratorio. Sobrecoge y emociona recorrer las salas de la Casa de Júpiter con adornos de estucos coloreados muy antiguos «seguramente de 150-200 años antes de la erupción», afirma el arqueólogo Muscolini. La domus, propiedad de un hombre particularmente rico, el senador M. Nonio Balbo, recibe el nombre de Júpiter porque el dios principal de la mitología romana está representado en un fresco en una pared del jardín. Está ya muy descolorido porque se encontró en las excavaciones parciales que aquí se hicieron en el siglo XIX. «Fueron unas excavaciones un tanto salvajes, porque se excavaba una especie de pozo en el terreno y luego una serie de túneles, con lo que se destruían muros y pinturas. Su única finalidad era llevarse todo lo que veían de valor», nos dice el arqueólogo. Muy atrás quedan esas barbaridades. Pero se está también a años luz del trabajo que hasta hace poco se hacía en Pompeya. «Hoy todo se hace -explica Massimo Osanna- con un equipo muy articulado que prevé todas las profesiones en la restauración de una casa: un director de trabajos, arquitecto, directores operativos (arqueólogo, ingeniero, restaurador) y todas las figuras que son necesarias para dar una documentación global: antropólogos, paleobotánicos y arqueozólogos».

Más allá de las nuevas sorpresas que van a deparar estas excavaciones, Pompeya fascina siempre desde el inicio de las excavaciones del 1748, porque desde entonces se abrió una «segunda vida» para la antigua ciudad romana. Por eso, cuando el primero de agosto («el día más caluroso del año», nos dice el director Osanna, a unos 40º) recorremos algunas vías de Pompeya, están llenas de turistas que alimentan la imaginación y los sentimientos. Así, en su caminar por la calle principal de la ciudad, la Vía de la abundancia, un paseo único en el mundo, es fácil respirar el ambiente de hace dos mil años, imaginarse cómo eran las casas privadas, sus restaurantes, bares, panaderías, fruterías…


La nostalgia por un paraíso perdido fascina y está en el imaginario colectivo, hasta el punto de que se le asocian catástrofes aunque nada tengan que ver con ella. Así acaba de ocurrir ahora con el desastroso incendio de Grecia, el pasado 23 de julio en Atica, cuyo fuego destructor ha permitido a muchos medios hablar de una nueva Pompeya. «La dinámica del incendio y de la muerte son completamente distintas en Pompeya –explica Massimo Osanna–. Aquí la muerte se produjo en manera diversificada. Se inició la explosión del volcán, en la mañana del 24 de agosto, y se produjo una lluvia de lapilli (pequeños fragmentos de piedra), que comenzó a llenar progresivamente las calles (alcanzó un nivel de 5 metros en algunas zonas). En ciertos casos, hundió los techos de las casas, por lo cual algunos murieron por el derrumbe de los primeros edificios. Quien sobrevivió a esta primera fase, que duró 18 horas, murió luego por la llegada de la corriente piroclástica (fragmentos más grandes que lapilli y cenizas), que no es la lava ni el fuego. A Pompeya llegó una nube de cenizas y materiales arrastrados por la fuerza de esta nube de altísima temperatura: ramas de árboles, bloques, etc. Quien fue envuelto por esta nube murió por shock térmico, por la alta temperatura, pero no carbonizado; su muerte fue por calor o por asfixia».
 
Precisamente, en la Región V se ha encontrado el esqueleto de un hombre cuando trataba de huir. Apareció con un bloque de piedra sobre la cabeza. Un descubrimiento que aportará grandes novedades, según el director Osanna: «Hemos hecho todos los análisis posibles (osteológico, radiológico, ADN, etc), que nos permitirán averiguar de dónde provenía, su edad, la dieta que hacía, sus enfermedades, su estatus, cómo murió, cómo fueron los últimos momentos de su vida. Será una documentación increíble. Este pompeyano huía con una pequeña bolsa sobre el pecho con veinte denarios (la moneda romana) de plata, y algunos de bronce, lo que significa un salario medio para medio mes de una familia normal (tres personas). Llevaba la llave de casa, con la esperanza de volver».


El Gran Proyecto Pompeya supone una gran revolución interna porque se ha cambiado radicalmente la concepción sobre las excavaciones y la restauración. «Antes se restauraba una casa en un año, otro edificio al año siguiente –explica Massimo Osanna–. Se hacían trabajos no sistemáticos. Ahora consideramos que Pompeya es una ciudad y como tal debe ser tratada, situando en primer lugar su seguridad. Antes, gran parte de Pompeya estaba cerrada al público, porque no era segura. Hemos dado seguridad a cada muro, a todas las casas. Esto ha permitido abrir áreas siempre cerradas. Había zonas enteras, con sus calles y casas cerradas, desde el terremoto de 1980. Además, en cuatro años hemos restaurado una treintena de casas o edificios, incluso con sus elementos decorativos, como frescos, mosaicos…»

Forma parte de esa revolución en Pompeya el que «hoy no se excava por excavar, sino que se hace con tutela, primando la seguridad, y con objetivos muy precisos», asegura Massimo Osanna. Lo hemos visto en la Región V, donde se puede comprobar que Pompeya entra en el mundo contemporáneo: «Esto es una revolución. Usamos todas las tecnologías actuales para documentar en 3D y archivar absolutamente todos los datos de las excavaciones. No se pierde ni uno –afirma el director Osanna–. En el futuro, el esfuerzo fundamental estará en la conservación. ¿Cómo conservar estos colores maravillosos de los frescos? Hay colores maravillosos que, apenas toman contacto con el aire, se empiezan a descolorar, aunque intervenimos de inmediato con los restauradores». Así lo comprobamos en la Región V, viendo trabajar a la restauradora Giovanna Traettino: «Nuestro tarea es poner en seguridad la obra, haciendo una labor de conservación que sea reversible, es decir, que sea posible mañana cambiarla si hay materiales o técnicas más
avanzadas».
 
El fruto de esta revolución en Pompeya es que hoy, al visitar algunas de sus casas, uno tiene la sensación de estar en un pequeño museo. Así ocurre, por ejemplo, en la Fullonica di Stephanus (domus con lavandería), que hoy ha recobrado la vida. «En algunas casas y edificios hemos rehecho las habitaciones y llevado allí sus propios objetos, que en los años 70 se habían dejado en depósitos para mantenerlos en seguridad. Algunos objetos y muebles son originales, otros los hemos hecho expresamente. Esto es bellísimo, porque se pueden ver los objetos de la vida cotidiana en su lugar y no en un museo en vitrinas fuera de contexto», afirma el profesor Osanna. El terreno de Pompeya abarca 66 hectáreas. En total se han excavado 44 hectáreas. Queda un tercio a disposición de las nuevas generaciones, que podrán descubrir y gozar de nuevas maravillas.
 
En ese futuro seguirá jugando un papel España, como ya lo hizo también en el pasado». «Aquí encontramos cotidianamente ánforas con el garo (una salsa de pescado utilizada como condimento) que venían de Hispania. También encontramos cerámica ibérica del siglo III a.C. Hoy Pompeya está abierta a las colaboraciones internacionales y vienen profesionales de las mejores academias. Muy estrecha es la relación con España, en particular con Madrid y con arqueólogos de las universidades de Valencia y Cádiz. Espléndida es la colaboración de investigación con el profesor José María Luzón, que encontró toda la documentación sobre Pompeya del siglo XVIII que estaba en Madrid en español, porque las primeras excavaciones se iniciaron bajo Carlos III de Borbón, en 1748. No se puede concebir una investigación de Pompeya sin España, porque desde el inicio de esta extraordinaria aventura arqueológica ha estado España», afirma Massimo Osanna.

  


Vide: ABC.es/Noticias de Pompeya

domingo, 1 de julio de 2018

CUANDO EL EMPERADOR CLAUDIO INVENTÓ TRES NUEVAS LETRAS PARA AÑADIR AL ALFABETO


Áureo de Claudio (51 - 52 d. C)

 (Autor: Guillermo Carvajal)

 Cuenta Suetonio en el libro dedicado a Claudio de su Vida de los Doce Césares que éste inventó tres letras que creía de gran necesidad y las cuales quiso añadir al alfabeto. Ya antes de ser emperador había publicado un libro sobre este asunto; cuando lo fue, no tropezó con grandes dificultades para que se adoptase el uso de tales letras que se encuentran en la mayor parte de los libros, actas públicas e inscripciones de aquella época.

Claudio, que era un erúdito y escribió numerosas obras a lo largo de su vida (entre ellas una historia y un diccionario etruscos, y ocho volúmenes sobre Cartago) hoy todas perdidas, propuso la reforma del alfabeto al mismo tiempo que intentó volver a la antigua costumbre de poner puntos entre las palabras. Y es que el latín clásico se escribía sin dejar espacios entre ellas. Lo hizo utilizando el cargo de censor, imitando posiblemente a propósito el ejemplo de su antepasado Apio Claudio Ceco. Éste se puede considerar como la primera personalidad famosa de la historia romana, cuyo cargo de censor asumió en el año 312 a.C. resultando toda una sensación política.

No solo construyó la Via Appia y el acueducto conocido como Aqua Appia, sino que consiguió de manera inaudita que llevaran su nombre. Su historia daría para un extenso artículo, pero lo que interesa aquí es que también realizó modificaciones en el alfabeto latino. A él se atribuye la invención de la letra r y, según Martianus Capella (De Nuptiis Philologiae et Mercurii, III, 261), fue él quien eliminó la letra Z del alfabeto latino e introdujo en su lugar una nueva, la G (para denotar el sonido de K en palabras como Gaius o Gnaeus). No obstante Plutarco atribuye esta última invención a Spurius Carvilius Ruga, quien habría inventado la G añadiendo un nuevo trazo a la C. 

La letra Z ya había sido reintroducida en el latín antes de la época de Claudio, tras la conquista de Grecia en el siglo I a.C., aunque solo para representar el sonido en las palabras tomadas del griego. Sin embargo, como su lugar había sido ocupado por la G, se la relegó al final del alfabeto.

Tácito (Anales XI, 13–14) también da cuenta de las tres nuevas letras añadidas por Claudio:
Añadió unas formas nuevas de letras y las hizo divulgar, tras averiguar que tampoco el alfabeto griego había estado completo en sus comienzos.[…] Siguiendo ese ejemplo, Claudio añadió tres letras, que se usaron mientras él fue emperador, pero se olvidaron después; se las puede ver todavía hoy en los bronces oficiales que se clavaron en las paredes de foros y templos para publicar los plebiscitos.



Las letras en cuestión eran la digamma invertida, la antisigma y la media H, pero como dice Tácito sólo se usaron mientras él gobernó y luego desaparecieron para siempre.

La digamma invertida se escribía Ⅎ, como una F girada 180º grados, y servía para representar el sonido de V (/w/), dejando la letra V para el sonido /u/.
La antisigma se escribía Ↄ o ↃϹ, y representaba el sonido de los digrafos BS y PS, igual que la X representaba los de CS y GS.
La media H se escribía Ⱶ, y se utilizaba para representar el sonido entre /u/ e /i/, parecido a la ü alemana. Posteriormente, tras la muerte de Claudio, se reintroduciría la letra Y en el alfabeto latino, para transcribir las palabras griegas que contenían el sonido representado por la media H.

 Aunque las tres letras dejaron de usarse en el siglo I d.C., podemos utilizarlas hoy día gracias a su inclusión en el estándar Unicode, el sistema de codificación de caracteres utilizado por nuestro software informático.


Fuentes: Oliver, R. (1949). The Claudian Letter I. American Journal of Archaeology, 53(3), 249–257. doi:10.2307/500662 / Ryan, F. (1993). Some Observations on the Censorship of Claudius and Vitellius, A.D. 47–48. The American Journal of Philology, 114(4), 611–618. doi:10.2307/295428 / Appius Claudius Caecus and the Letter Z / Vidas de los Césares (Suetonio) / Anales (Tácito) / Wikipedia.

sábado, 26 de mayo de 2018

UN AÑO EN LA ANTIGUA ROMA por Néstor F. Marqués



Aunque a veces no nos demos cuenta, somos herederos directos de Roma, de su cultura y de su forma de concebir aspectos tan determinantes como las leyes, la estructura social o el mismo paso del tiempo. Este último nos servirá de guía para adentrarnos en el mundo romano de modo distinto, a través de su calendario, con sus meses, semanas, días, horas y los principales hitos que marcaban el día a día de quienes lo utilizaron para regir sus vidas antes que nosotros. 

 Vive ahora de primera mano lo que pudo ser un año cualquiera en la antigua Roma, del 1 de enero al 31 de diciembre, en un viaje a través de su cultura y su historia - la grande y la pequeña - en el que asistirás a sus fiestas, sus ceremonias civiles y religiosas, sus ocupaciones cotidianas. Desde el emperador al esclavo, del mercader al senador, del soldado al labrador, todos ellos tienen su hueco en esta obra, que se extiende por los más de mil doscientos años de historia de esta extraordinaria civilización en la que se hunden nuestras raíces.

lunes, 1 de enero de 2018

INTERESANTE MATERIAL DIDÁCTICO: KALENDARIVM MMXVIII


Este año 2018 la Saguntina Domus Baebia celebra su décimo aniversario. Por ese motivo han elaborado un calendario diferente a los anteriores, con un mayor contenido didáctico. 

El Kalendarium MMXVIII se centra en la mitología clásica, en concreto en algunas de las metamorfosis florales que nos ha legado Ovidio. Se trata de un material didáctico para utilizar en el aula, tanto en cultura clásica como en latín. 

 El planteamiento ha sido trabajar un mito partiendo de la fuente clásica en las Metamorfosis de Ovidio para llegar a su legado en la actualidad. Se proponen actividades paralelas sobre el mito desde distintos enfoques: cuestiones de investigación, comparación de la iconografía, creación de obras de teatro, trabajos en equipo y se facilita el material para crear un teatro de aula con los diferentes personajes y ambientes de cada historia. 

El mito se desarrolla en dos meses consecutivos. En el primero leemos a Ovidio junto a una ilustración antigua de la historia, y su legado en la actualidad en forma de texto. En el segundo mes, encontraremos el material didáctico (teatro y personajes, que son ilustraciones originales elaboradas por Tándem - Comunicación) y las propuestas de actividades con un enlace a una página web en la que se desarrollan con más detalle. 

Así pues, comenzamos nuestro teatro mitológico con la conocida historia de Dafne y Apolo, para continuar con la de Cipariso, pasando por las metamorfosis de Adonis, Jacinto, Narciso y Eco y Clitia. La idea ha sido combinar historias más conocidas con otras menos sabidas.

 En este enlace podéis hacer vuestra solicitud de compra. Precio 10 euros (más gastos de envío). 


miércoles, 27 de diciembre de 2017

MUSEO NACIONAL DEL PRADO: "DÁNAE RECIBIENDO LA LLUVIA DE ORO" DE TIZIANO CON COMENTARIOS EN LATÍN



Dánae recibiendo la lluvia de oro (1560 - 1565) de Tiziano con comentarios en latín de Luisa Blecua, del Collegium Latinitatis. 

Esta presentación forma parte de una serie de recorridos didácticos impartidos en latín para conocer las principales obras mitológicas de Tiziano entre las que también figuran: La Bacanal de los andrios, Venus y Adonis y Ofrenda a Venus . 

Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

viernes, 8 de septiembre de 2017

EL EDICTO DE DIOCLECIANO: PRECIOS Y SALARIOS EN LA ANTIGUA ROMA

Edicto de Diocleciano

Nos vamos a dar un paseo por la antigua Roma y comprobar, gracias al Edicto de Precios Máximos o Edicto de Diocleciano, qué salarios recibían algunas profesiones y a qué precios tenían que hacer frente. Cayo Aurelio Valerio Diocleciano Augusto, para los amigos Diocleciano, nació en el seno una familia humilde y fue escalando puestos en la jerarquía militar hasta convertirse en el comandante de la caballería del emperador Caro. Tras la muerte de Caro y de su hijo Numeriano, Diocleciano fue aclamado emperador por el ejército y gobernó desde el 20 de noviembre de 284 hasta el 1 de mayo de 305.

Durante lo segunda mitad del siglo III el Imperio Romano sufre una grave crisis –crisis imperial– alimentada por las guerras civiles, las luchas por el poder, la presión de los bárbaros, la peste y una profunda depresión económica agravada por los caprichos monetarios (acuñando moneda propia) de los codiciosos emperadores. En 301, para poner un poco de orden, Diocleciano decide promulgar el Edicto de Precio Máximos para estabilizar la moneda y atemperar la grave crisis económica. El cumplimiento del edicto era obligatorio en todo el Imperio y, además, fijar precios superiores estaba penado con la muerte. Esto son algunos de los precios y salarios, en denarios, que se fijaron en el edicto:

Salarios:
  • Trabajador agrícola  – 25 al día
  • Carpintero o albañil –  50 al día
  • Pintor (brocha gorda) –  75 al día
  • Pintor (de cuadro) – 150 al día
  • Tejedor de lana – 175 por manto
  • Panadero –  50 al día
  • Construcción de barcos, fluviales y marítimos –  50 y 60 al día respectivamente.
  • Arriero – 25 al día
  • Barbero/peluquero – 2 por persona
  • Limpiador de cloacas – 25 al día
  • Escriba, para mejorar la escritura – 25 por cada 100 líneas. Redacción de peticiones o documentos públicos – 10 por cada 100 líneas.
  • Maestro: desde 50 al mes por alumno para los de niños hasta 250 al mes por alumno para los de Retórica.
  • Legionario medio – 15.400 al año incluido el valor del trigo que recibían al año.
  • Guardia Pretoriana – 19.000 al año incluido el trigo.
Precios
  • Trigo, un modio (8,75 kg.) –  100
  • Cebada y centeno, un modio – 60
  • Lentejas, un modio – 100
  • Sal, un modio – 100
  • Judías, un modio – 100
  • Arroz, un modio – 200
  • Vino, como un Rioja o Ribera del Duero, un sextarius (1/2 litro) – 30
  • Vino de mesa o de la casa, un sextarius – entre 8 y 16  
  • Cerveza gala, un sextarius – 4
  • Cerveza egipcia, un sextarius – 2
  • Miel, como la de la Alcarria, un sextarius – 40
  • Aceite de oliva, un sextarius – 40
  • Carne de cerdo o de venado, una libra (326 gramos) – 12
  • Pierna de cerdo, Menápico o Cerritano – 20
  • Carne de vaca, una libra – 8
  • Un pollo – 60
  • Un faisán – 250
  • Pescado de mar, una libra – entre 16 y 24. Para los de río, un libra – entre 8 y 12
  • Pescado salado, una libra – 6
  • Mantequilla, una libra – 16
Es muy difícil hacer una comparativa de estos precios con los actuales pero puede servir para hacernos una idea de lo que podía adquirir cada ciudadano romano con su salario y las diferencias entre las distintas profesiones. Además, también hay que tener en cuenta que el porcentaje del salario que gastamos en alimentos nada tiene que ver con el empleado en la antigua Roma. Como curiosidades: la gratificación por una victoria de un gladiador podría equivaler a la salario anual de un maestro y el auriga Cayo Apuleyo Diocles, el Fernando Alonso de la época, llegó a ganar en toda su carrera unos 35 millones de sestercios (un denario – cuatro sestercios) en el siglo II.

lunes, 7 de agosto de 2017

ARA PACIS AVGVSTAE: "EL ARA COMO ERA"


 

Breve Extracto de: "El ara como era", un relato en realidad creciente del museo del ara pacis. Vídeos con fines exclusivamente educativos y divulgación. 

Toda la info en: www.arapacis.it

viernes, 7 de julio de 2017

DESCUBRIENDO EL SECRETO DEL HORMIGÓN ROMANO

http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/ahora-ya-sabemos-por-que-el-hormigon-en-la-antigua-roma-era-mejor
Rompeolas en el puerto de Cosa, en la Toscana italiana. (Foto: JP Oleson)

Miguel Ángel Criado 4/07/2017 www.elpais.com 

 Científicos buscan la receta que usaban los romanos para construir sus puertos, algunos aún en pie

 "¿Quién se admirará bastante de la parte arruinada de ella [la Tierra] y por esto llamado polvo en las colinas de Puteoli para oponerse al reflujo del mar, y sumergido de inmediato se hace una piedra irrompible por las olas y más fuerte cada día...?" 

Así describía Plinio el Viejo las maravillas del hormigón romano en el año 79 de nuestra era. Durante siglos, Roma construyó sus puertos con una combinación de caemento, cal viva y materiales volcánicos que la ingeniería moderna tardó siglos en igualar. Ahora, geólogos e ingenieros buscan en los restos de los puertos romanos la fórmula exacta para el hormigón del futuro.